El antes y después del lavadero de mi casa I Blanco Metro

El antes y el después del lavadero de mi casa

lavadero en casa

El lavadero de mi casa era un desastre, por eso se merecía un post para que veas el antes y el después. ¡Verás que cambio!, ni yo me lo creo.

Hay espacios en casa que pueden parecer menos importantes que otros, como podría ser el lavadero o despensa,  pero que para mi tienen igual importancia. Una casa perfecta con un cuarto hecho un desastre rompe la sintonía y además, se convierte en un espacio en el que cada vez tienes que entrar te cabreas por cómo está todo manga por hombro, de mala manera y nada funcional.

Ese era el caso del lavadero de mi casa. ¡Ni te imaginas las ganas que tenía de meterle mano!

Esta vez conté con la ayuda de Juan, y de un albañil, entre los tres nos pusimos pico y pala a darle un buen cambio a la estancia

El lavadero antes del cambio

Para que te hagas una idea de cómo estaba mi lavadero antes de reformarlo, te dejos unas fotos. 

Y es que hay veces que una imagen vale más que mil palabras.

El paso a paso para crear el cambio de lavadero

Cuando compré el piso, la zona del lavadero estaba llena de mugre, el suelo desnivelado, todos los cables y tubos por fuera. Además de eso, tenía un revestimiento de corcho que no conseguía saber muy bien qué pintaba ahí. Vamos, un desastre. 
Cada vez que tenía que entrar en el lavadero, lo único que quería era salir corriendo. 

Así que me puse manos a la obra. ¡Por fin!

¿Y por dónde empezar?

Lo primero que hicimos fue picar los diferentes tipos de cerámica que había en el suelo.
Después seguimos por quitar el revestimiento de corcho. Ni te imaginas lo que apareció por ahí debajo; todo un ecosistema de bichos asquerosos dignos de estudio. 
 

Quitamos también todos los enchufes, una lámpara vieja que había y un montón de tacos que había en la pared. Imagino que ya te vas haciendo a la idea de la necesidad que tenía de renovar el lavadero de mi casa.

Una vez que sacamos todos los escombros, echamos mano de un albañil que aplicó mortero hidráulico por la pared y por el suelo, porque había que nivelarlo. Este es el único paso para el que tuvimos un poco de ayuda externa porque teníamos tanto trabajo que no nos daba la vida.

Además, aprovechamos para que nos ayudara a colocar también unas placas de pladur para tapar unas bajantes viejas que no servían para nada.

corcho lavadero

Una vez nivelado el suelo, pinté toda la pared de blanco y ya después instalamos en el suelo una capa de aislante.

Para esta tarea tuve la ayuda de mis tías que son unas expertas en esto de colocar suelos. La verdad que fue muy divertido contar con ellas. Ya veis que lo del DIY me viene de familia.

Usamos estas unas cuñas distanciadoras por todo el perímetro para asegurar que dejamos la suficiente distancia para que el suelo pueda dilatar sin levantarse.

En este enlace encontrarás el kit perfecto para montar un suelo laminado. 

El suelo para mi nuevo lavadero

En realidad son suelos muy fáciles de colocar, pero tienen su truquillo. Se trata de ir haciendo las medidas para cortar las tablas y después ir dando golpes suaves con una maza sobre las láminas para que se vayan encajando. Yo lo hice siguiendo el truquillo de mis tías que, en verdad, creo que deberían patentar. En el video verás en qué consiste.

El lavadero multiespacio

Muebles para trastero

Y es que mi lavadero va a ser un multiespacio, ya que tiene que servir además como trastero y despensa. Es por eso que me decidí a usar los muebles modulares de la marca Astigarraga Kit Line que nos vinieron super bien.
 
Para renovar el lavadero he usado el siguiente mobiliario:
Se montan en un plis y como son de madera de pino son muy fáciles de personalizar. Aunque yo de momento los he dejado tal cual, ya te puedes imaginar que ya le estoy dando vueltas a cómo personalizarlos con pintura. Ya lo se, es que no puedo evitarlo….
 
En una zona del lavadero voy a usar dos muebles que harán las funciones de trastero y además, voy a aprovechar la barra que tienen para colgar la ropa que no quiero secar totalmente en la secadora para que esté lista para planchar. La barra del segundo mueble, la voy a usar para colgar los vestidos o ropa para ocasiones especiales para que no se me estropeen. Para ello uso estas cómodas fundas de ropa.
 
Os cuento un truquillo que he aprendido de mi suegra para la ropa que es más delicada o que se arruga más. Se trata de meterla en la secadora pero no mucho rato y cuando esté muy caliente la pones en una percha, la estiras bien y la dejas secar. Así luego, será mucho más fácil de planchar. Ya ves, estoy en modo maruji total

El lavadero multiespacio

Muebles para la despensa 

En la otra parte del lavadero también utilicé muebles modulares de la misma marca, Astigarraga Kit Line, que nos sirven como despensa para guardar productos de limpiezas, latas, ya sabes, lo que todo el mundo guarda en la despensa.
De esta manera también hago espacio en la cocina.
 

Además, en esta parte del lavadero, he colocado un tendedero pleglable que viene muy bien para colgar cosas pequeñas que no se pueden meter en la secadora. En verdad ahora mismo para lo que más lo estoy utilizando es para colgar las mascarillas (que ya me he cargado unas cuantas por meterlas a la secadora). ¡De verdad, qué ganas tengo de tirarlas algún día a la basura!

Y como toque final, y visto que este lavadero tiene bastante luz, he puesto unas orquídeas que están encantadas en el espacio.

Si eres de los que te encantan las plantas pero se te acaban muriendo te dejo un post que seguro te ayuda. El título ya lo dice todo: «plantas que no podrás matar».

No podría estar más contenta con mi nuevo lavadero

Por fin he conseguido un espacio mucho más en sintonía con el resto de la casa. 

Y es que por el hecho de que sea el lavadero o la despensa, no quita para que también le demos la importancia y el mimo que se merece.

Te dejo a continuación el video completo para que no te pierdas detalle y te invito a que lo compartas si crees que a alguien puede interesarle.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de Blanco Metro | Irene (@blancometro)

Yo desde luego estoy feliz de, finalmente, poder haberle dado el cambio que quería. Ahora ya hasta canto alegremente mientras tiendo la ropa sin tener la sensación de querer salir corriendo.

Espero que el antes y el después del lavadero de mi casa te haya despertado las ganas para cambiar de una vez por todas ese cuarto de los horrores que todos tenemos en casa. 

Y si te animas con el cambio, me encantará ver el resultado. Puedes subirlo a las redes con el #DIYblancometro

¡Hasta pronto!

Si te gusta Blanco Metro, también puedes: 

📷 Seguirme en Instagram, aquí

🎓 Formarte con mi Curso de Home Staging, aquí

📄 Leer más posts del blog, aquí

📼 Ver mis vídeos de Youtube, aquí

🛍️ Comprar mis productos favoritos aquí

📌 Pinear mis fotos de Pinterest, aquí

📧 O suscribirte a mi newsletter, aquí

Además, si vives en Pamplona puedes: 

🏠 Dejar que venda tu piso rápido, aquí

Al realizar un comentario en este blog aceptas su Política de Privacidad Responsable: Irene Finalidad: Moderar los comentarios Legitimación: Tu consentimiento Destinatarios: Tus datos los guardará Webempresa, mi sistema de comentarios (acogido al acuerdo de seguridad EU-US Privacy) Derechos: Tendrás derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos

2 comentarios en “El antes y el después del lavadero de mi casa”

  1. Muy buen trabajo. Poder tener un lugar que pueda ser lavadero y a la vez trastero es muy buena idea. Yo creo que voy a hacer lo mismo en mi hogar. Porque no tengo mucho sitio. Espero que me quede la mitad de bien que a tí. Muchas gracias. Saludos desde Málaga. 🙂

    • Me encanta que te haya gustado la idea. La verdad es que yo estoy encantada y he creado un multiespacio que me da para un montón de cosas. Ya enseñarás tu resultado. Saludos desde Pamplona!!!

Deja un comentario